jueves, 12 de diciembre de 2013

IV MARATON MÁLAGA

Palmeral de las sorpresas,plaza de toros de la Malagueta,calles Larios y Granada,catedral,estadio de la Rosaleda,paseo Marítimo,bien podría ser el recorrido de cualquier busca turístico que cada día pasea a los cientos de turistas que cada día visitan la capital de la costa del sol, pero a lo que yo me refiero es al nuevo recorrido del renovado maratón de Málaga.Un cambio de recorrido que hará que el maratón de Málaga que hará que Sr ponga en el grupo de maratones que ningún runner querrá perderselo.Apoyado en una organización perfecta y en un servicio al corredor excelente este año se ha dado un salto de calidad que esperamos que se convierta en una realidad duradera.Quizás el único pero que se le puede poner sea el de tener un mejor control de acceso a la zona de salida,el atasco que se lió en los momentos previos a la salida, hizo que los nervios afloraran entre los que nos vimos entre lis coches y veíamos que el reloj devoraba los minutos y creíamos que llegaríamos tarde a una cita tan deseada.Este que escribe de hecho llegó sólo con cinco minutos de margen a la salida lo cual hizo imposible que calentara antes del pistoletazo Dr salida.En los días previos a la salida,estuve pensando fríamente en el tiempo que podría hacer y el ritmo que podría llevar,la conclusión era demoledora,no había hecho un entreno específico y confiaba en el trabajo de todo el año y en los réditos que me quedan en el cuerpo del iberman del pasado mes de Octubre.Con esos ánimos de repente me vi metido entre dos mil corredores que ansiaban devorar los 42 km que nos quedaban.Así en el puerto tomamos la salida,y como los marineros que se guiaban por los faros de tierra para volver a casa, yo encontré un faro al cual seguir,ese faro tenía forma de bandera amarilla y con unos dígitos mágicos, 3.00, se trataba de unos de esos voluntarios que te prometen mantener un ritmo para cumplir con un objetivo.De esa manera,me vi metido en un numeroso grupo que devoraba km sin ritmo de 4.10 el km. Además los que íbamos en el grupo teníamos una motivación especial, en el grupo corría a la par que todos un doble campeón del mundo, el gran Abel Antón.Esa es la grandeza de este deporte,el asfalto nos hace a todos iguales y no hay secretos,o corres o te quedas.Nosotros corriamos,vaya si corriamos,constantes y firmes pasamos la media maratón en 1.29, todo perfecto y con buenas sensaciónes,sin ningún atisbo Dr fatiga ni de dolores musculares.Los km marcados con frases motivadoras pasaban ante nuestros ojos y casi sin darnos cuenta vimos el que anunciaba el km 30, sorprendentemente para mi me encuentro bien y fantaseo con la posibilidad de acabar la carrera en el grupo.Pero los milagros en el atletismo no existen y en el km 33. se abre un pequeño hueco entre yo y el grupo que lejos de menguar se hace cada vez más grande.Asumiendo que el grupo para mi ya no es referencia me dispongo a afrontar los últimos km luchando sólo contra mi, intento minimizar daños y perder lo mínimo de cara a meta.Esa es la parte más fea de este deporte una lucha titánica contra tú mente y la fatiga que golpea tu cuerpo sin piedad,en ese momento la cabeza es la mejor arma,eso unido a la experiencia que tengo en pruebas de larga distancia,hace que llegue a meta muy bien de piernas pero con un tiempo de 3.09.en meta,buen tiempo pero lejos de mi mejor marca.De todas maneras pronto me vengo arriba y empiezo a pensar que he sido parte de una carrera que cambiará para siempre la historia del maratón de Málaga,y lo dice uno que ha estado en las cuatro realizadas hasta ahora,y que tiene el firme propósito de hacer todas las posibles mientras mis fatigadas piernas lo consientan,seguro que en los próximos años seguirá creciendo en participantes y prestigio.Sin más que añadir, un saludo y hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada